Manual de ajuste 2018-07-20T16:19:23+00:00

Vista general de los tipos de silla de ruedas

Elegir la silla de ruedas adecuada

Silla de ruedas ligera | estándar

Para períodos cortos de uso

La silla de ruedas estándar no está diseñada para un uso permanente. Es, por así decirlo, una solución temporal o sirve, por ejemplo, para transportar pacientes en hospitales o aeropuertos. Su robusta construcción hace que estas sillas de ruedas sean muy difíciles de mover. La silla de ruedas ligera es un modelo de la silla de ruedas estándar. Suele ser de acero tubular o aluminio, y tiene la ventaja sobre la silla de ruedas estándar de ser más fácil de manejar y más maniobrable. Las sillas de ruedas ligeras suelen ser sillas de ruedas plegables y, por lo tanto, adecuadas para uso doméstico o viajes en coche, donde se pueden guardar fácilmente cuando no se utilicen.

Silla de ruedas para enfermería | multifuncional

Para su uso en el sector asistencial

A diferencia de la silla de ruedas estándar, la silla de ruedas multifuncional ofrece una gran variedad de opciones de equipamiento. Permite a sus usuarios adoptar una posición reclinable o les brinda apoyo al sentarse. Gracias a su adaptación óptima a la forma del cuerpo, estará sentado con mayor comodidad. Las sillas de ruedas multifuncionales también se denominan sillas de ruedas para enfermería, porque son ideales para el cuidado de ancianos o para el cuidado de personas que necesitan cuidados. En general, estas sillas de ruedas no son muy maniobrables y apenas pueden ser desplazadas por el propio usuario.

Silla de ruedas activa | adaptable

Posibilidades individuales para una actividad máxima

Como su nombre indica, la silla de ruedas activa puede utilizarse activamente y permite al usuario participar en más actividades. Dado que la silla de ruedas activa se adapta al usuario mediante componentes ajustables individualmente, también se denomina silla de ruedas adaptable. Las sillas de ruedas activas están diseñadas para un uso prolongado, ofrecen la máxima movilidad e independencia, y aumentan la calidad de vida. Las sillas de ruedas deportivas y para niños también están incluidas en el catálogo de sillas de ruedas activas.

Silla de ruedas eléctrica

Para un alto grado de movilidad e independencia

Las sillas de ruedas eléctricas están destinadas principalmente a personas que ya no tienen tanta fuerza en los brazos o que tienen una movilidad limitada en manos y brazos. Permiten un alto grado de movilidad, incluso en estancias pequeñas, y un manejo sin contratiempos a distancias más largas. También ofrecen un gran confort. Se distingue entre las sillas de ruedas eléctricas para uso en interiores y las sillas de ruedas eléctricas para uso en exteriores. Las sillas de ruedas eléctricas para uso en interiores convencen por su diseño compacto y la gran maniobrabilidad resultante. Las ruedas relativamente pequeñas permiten girar incluso en los espacios más reducidos. Las sillas de ruedas eléctricas para uso en exteriores y los scooters tienen ruedas motrices más grandes y una buena suspensión.

Todo es cuestión de ajuste

Determinación correcta de las dimensiones de la silla de ruedas

Una adaptación individual de la silla de rueda es el requisito previo para una posición de sentado óptima y el máximo confort. Los usuarios experimentados que buscan una movilidad más activa necesitan ajustes diferentes a los de las personas que están empezando a familiarizarse con la silla de ruedas. Un especialista experimentado tiene en cuenta todos estos criterios en la tienda de suministros médicos. La silla de ruedas se fabrica o adapta según parámetros prestablecidos, para ello se realizan mediciones específicas. Para dimensionar la silla de ruedas de forma óptima, es útil efectuar las mediciones en el modelo seleccionado. Si esto no fuera posible, es aconsejable realizar un dimensionamiento sentado en un modelo similar.

Profundidad del asiento (PA)

Para garantizar una posición de asiento ideal, una distribución uniforme de la presión y un guiado estable de las piernas, la profundidad del asiento es de gran importancia. La medición se realiza desde el borde frontal del tubo del respaldo hasta el borde frontal del tapizado del asiento. Un asiento demasiado corto aumenta la tensión en piernas y muslos en el asiento. Un asiento demasiado largo implica una posición de sentado desfavorable, ya que el usuario se desliza automáticamente hacia delante. Entre el borde delantero de la tapicería del asiento y el doblado de la rodilla debe haber un ancho de unos dos o tres dedos. En el cuerpo, se mide desde la espalda hasta la corva, menos el ancho de dos a tres dedos.

Altura del asiento (AA)

Se distingue entre la altura delantera y trasera del asiento. Ambos ajustes influyen de forma decisiva en la posición de sentado y permiten una maniobrabilidad óptima de la silla de ruedas. La altura trasera del asiento determina la profundidad con la que se sienta el usuario entre las ruedas motrices. Esto influye sobre el acceso a los aros de empuje. La altura delantera del asiento determina la inclinación del asiento. La altura óptima del asiento se alcanza cuando se dispone de un espacio de maniobra debajo del reposapiés de, como mínimo, tres centímetros y la palma de la mano se encuentra aproximadamente por encima del cubo de la rueda con los brazos colgando hacia abajo. En la silla de ruedas, la altura delantera del asiento se mide en el borde superior delantero del tubo del asiento, y la altura trasera del asiento en el borde superior trasero del tubo del asiento. En el cuerpo, se mide el valor de la longitud de las piernas más la distancia al suelo necesaria para los reposapiés (+7 cm).

Ancho del asiento (AS)

Para el ancho del asiento, se mide la distancia entre los paneles laterales de la silla de ruedas. En el cuerpo, se mide la parte más ancha de la pelvis mientras se está sentado. La regla general es: ancho del asiento + 4 cm (2 cm a cada lado). Como mucho, debe poder encajarse una mano plana entre la cadera y el lateral. Porque esto también es aplicable en el día a día y en el hogar: cuanto más estrecha sea una silla de ruedas, más fácil será transitar por pasadizos estrechos.

Altura del respaldo (AR)

La altura del respaldo depende de la discapacidad individual. Las medidas se toman desde el borde superior del tubo del asiento hasta el borde superior de la correa trasera. Si desea mover la silla de ruedas usted mismo, el respaldo debe terminar con un ancho de un dedo (1-2 cm) por debajo de los omóplatos. De esta forma, el usuario tiene suficiente espacio para los omóplatos con el fin poder manipular correctamente los aros de empuje. Por otra parte, un respaldo más alto es absolutamente esencial en caso de una musculatura debilitada. Tenga en cuenta el grosor del cojín de asiento deseado al efectuar esta medición.

Longitud de las piernas (LP)

La longitud de las piernas determina la posición del reposapiés, que debe estar a una distancia mínima de tres centímetros respecto al suelo. Las rodillas se doblan en un ángulo de 90° y los pies descansan de forma estable en el reposapiés. Las medidas se toman desde la corva hasta el borde inferior de la planta del pie, incluido el zapato. En la silla de ruedas, se mide desde el borde superior del asiento hasta el borde superior de los reposapiés o del reposapiés. ¡Asegúrese de tener en cuenta el cojín del asiento!

Adaptación correcta

Adaptación perfecta de la silla de ruedas al usuario

Quienes pasan la mayor parte del día sentados en una silla de ruedas deben, sobre todo, sentarse cómodamente y de tal manera que no sobrecargue los huesos, ligamentos, músculos y órganos. Al mismo tiempo, la postura corporal influye decisivamente en la apariencia. La posición del usuario en una silla de ruedas determina la calidad de vida. De esta manera se pueden evitar dolores innecesarios o reforzar la confianza en uno mismo. No obstante, la posición óptima de sentado varía de un usuario a otro y depende del tipo de impedimento físico. La posición de sentado ejerce una gran influencia en la postura de sentado. Para sillas de ruedas manuales se recomienda sentarse relativamente hacia atrás. De este modo, el usuario puede acceder fácilmente a los aros de empuje.

Inclinación del asiento (IA)

La inclinación del asiento se adapta a las necesidades individuales del usuario. Una inclinación del asiento más alta por delante que en la parte trasera se considera óptima. En esta posición, el manejo de los aros de empuje es más sencillo y tiene un mayor efecto.

Cojín del asiento (CA)

De forma opcional, se puede seleccionar un cojín del asiento. Esto puede mejorar la distribución de la presión y, con ello, servir como elemento de descarga (antidecúbito). Además, se pueden corregir posturas incorrectas y mejorar la circulación de aire.

Altura y ángulo del respaldo (AR)

La altura del respaldo depende del grado de impedimento del usuario. Para que el usuario pueda sentarse de la forma más activa posible, el respaldo debe acabar a una distancia de un dedo de ancho por debajo de los omóplatos. El ángulo del respaldo no debe estar demasiado erguido para evitar deslizarse hacia delante.

Unidad del asiento (UA)

La unidad del asiento es la base para una postura de sentado saludable. Un equilibrio óptimo entre la función de apoyo y la distribución de la presión permite permanecer sentado durante horas y brinda apoyo al usuario en su actividad.

Inclinación de las ruedas (IR)

Una silla de ruedas con las ruedas inclinadas es más fácil de mover y más maniobrable. Las ruedas motrices inclinadas hacia el interior también aumentan la estabilidad. Las sillas de ruedas deportivas y para niños suelen tener siempre las ruedas inclinadas.

Electromovilidad

Una silla de ruedas eléctrica funciona sin esfuerzo propio y es apta para personas que no puedan maniobrar una silla de ruedas manual debido a su grado de impedimento o a su constitución. Las sillas de ruedas eléctricas y los vehículos eléctricos ayudan a sus usuarios a lograr un nuevo grado de movilidad, flexibilidad e independencia, ya sea durante las compras diarias o una excursión. Al igual que con las sillas de ruedas manuales, se hace una distinción entre las sillas de ruedas eléctricas para interiores y exteriores, así como entre los modelos que cubren ambas áreas.

Sillas de ruedas eléctricas | para interiores

Las sillas de ruedas eléctricas para uso en interiores se caracterizan por su maniobrabilidad. Se accionan mediante una palanca de control y permiten al usuario la máxima movilidad dentro de su propio hogar. Debido a su gran peso, estas sillas de ruedas no son aptas para ser empujadas. Si la condición física lo permite, también se puede considerar el uso de una silla de ruedas manual con accionamiento auxiliar. En tal caso, esta también puede ser empujada por un acompañante.

Sillas de ruedas eléctricas | para exteriores

Las sillas de ruedas eléctricas para exteriores tienen un chasis con suspensión y, por lo tanto, también son aptas para su uso en terrenos no pavimentados. Los cantos de bordillos y otros obstáculos, así como las pendientes, se pueden superar sin esfuerzo y de forma fiable. Los modelos diseñados exclusivamente para su uso en exteriores tienen un catálogo de productos más amplio que los modelos combinados, que son igualmente adecuados para uso en interiores y exteriores.

Vehículos eléctricos (scooters)

Los vehículos eléctricos, también conocidos como scooters, son una forma especial de sillas de ruedas eléctricas para uso en exteriores. Propulsados por un motor eléctrico de bajo consumo, funcionan de forma casi silenciosa, son respetuosos con el medioambiente y no generan emisiones de gases de escape. El control manual se lleva a cabo por medio de un manillar y requiere una buena estabilidad en la parte superior del cuerpo. Hay vehículos eléctricos con tres o cuatro ruedas. Los modelos de cuatro ruedas disponen de una mayor estabilidad frente a la inclinación que no es nada despreciable a velocidades de hasta 15 km/h. Debido a su autonomía, los vehículos eléctricos también son adecuados para distancias más largas. El transporte de los scooters en un turismo se lleva a cabo de forma sencilla y sin complicaciones, pues los scooters se pueden plegar y desmontar sin necesidad de herramientas.